SUBVENCIONES

Sí, aunque no de forma continuada. En Castilla y León, durante los últimos años la Junta,  viene convocando de manera anual las subvenciones destinadas a la conservación, a la mejora de la seguridad de utilización y de la accesibilidad de viviendas. Puede ser también que a nivel local exista alguna, así como algunas deducciones o bonificaciones, sobre todo para personas con minusvalía reconocida. Es necesario informarse en cada caso particular, empresas fiables o su administrador de fincas pueden ayudarle.

Sí, sobre todo, en el caso de que las obras que vayamos a ejecutar incluyan mejoras del aislamiento de la fachada, o algún otro tipo de actuación que mejore la eficiencia energética.

La Junta de Castilla y León, durante los últimos años, viene convocando subvenciones anualmente, y el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), suele tener abierta de manera permanente una línea de subvenciones.

Es necesario informarse en cada caso particular, empresas fiables o su administrador de fincas pueden ayudarle.

En ocasiones sí lo son, hay que leer detenidamente las convocatorias de subvenciones  y ver las incompatibilidades que establecen.

ACCESIBILIDAD

Prácticamente en todos es posible. Tanto el avance de la técnica, como la legislación, cada vez más facilitadora de este tipo de actuaciones, nos permite ofrecer gran cantidad de soluciones. Todas ellas, deben ser planteadas por un especialista.

Sí, en la mayoría de los casos. El sistema de demolición por plantas y ejecución en el mismo día, con ayuda de prefabricados, hace que la escalera sólo esté clausurada durante la jornada laboral, permitiendo a todos los vecinos volver a dormir a sus casas al término de la misma.

En este caso, lo que buscamos es la accesibilidad universal. Para ello no tiene que haber peldaños intermedios desde la calle hasta el ascensor y desde el ascensor hasta la vivienda y, las rampas, en caso de existir, deben ser practicables.

También hay que tener en cuenta que los espacios de giro cumplan con la normativa, así como el ascensor, cuyas dimensiones de cabina y ancho de puerta deben cumplir con las condiciones de accesibilidad.

FACHADAS

En un caso de estos aconsejamos que, por lo menos, se valore, los motivos son varios:

  • Los costes de los medios auxiliares, en caso de necesitar andamio, son altos y ya pueden justificar de por sí afrontar una intervención más ambiciosa.
  • La mayor parte de las subvenciones existentes están destinadas a la mejora de eficiencia energética, es difícil encontrar líneas abiertas para reparaciones.
  • La mejora del confort en el interior de las viviendas es indiscutible.
  • Ahorraremos en la factura de los suministros energéticos.
  • Repararemos la fachada en su totalidad para muchos años, y renovaremos por completo su estética.

El conocido por sus siglas como SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) o ETICS (en inglés) en un sistema que se aplica sobre la fachada existente por el exterior. La primera capa consiste en un aislante, habitualmente son placas de poliestireno expandido de diferente espesores, a más espesor más aislamiento, aunque hay variantes al poliestireno que nos ofrecen mayor aislamiento sin necesidad de incrementar el espesor.

Posteriormente, se aplican una serie de capas, pueden variar en función de los fabricantes, y la capa de revoco final que nos dará la estética que elijamos.

No tiene una respuesta fácil y, en cada caso, se deben sopesar los pros y contras. El precio del SATE es sensiblemente inferior al de la fachada ventilada pero, las prestaciones que esta ofrece, sobre todo en cuanto a estética de acabado, son mejores.

La decisión se debe tomar por los propietarios del edificio con los datos en la mano y aconsejados por un profesional.

FINANCIACIÓN Y CONTRATACIÓN

Hay que ser consciente que, cuando una comunidad decide ejecutar una obra se está convirtiendo en promotora de dicha actuación, con las responsabilidades que ello conlleva. Como mínimo, debemos asegurarnos de que los profesionales que contratamos:

  • Están al corriente de pagos con las administraciones públicas, muy especialmente con Hacienda y Seguridad Social.
  • Están al corriente de pagos con sus trabajadores.
  • Disponen de seguro de responsabilidad civil.

Más allá de esto, es interesante pedir un listado de obras ejecutadas, para comprobar que la empresa acumula experiencia en rehabilitación.

Sí, hace ya tiempo que la ley las dotó de personalidad jurídica con todas las capacidades que ello implica. Actualmente, varios bancos y financieras ofrecen productos específicos en condiciones competitivas para financiar actuaciones a Comunidades de Propietarios. Su tramitación es muy sencilla, en algunos casos funcionan a través de prescriptor, es decir, constructoras acreditadas por ellos ofrecen este tipo de productos.

En la mayoría de los casos, el certificado de la Junta de Propietarios en la cual la comunidad aprueba solicitar el crédito y facultar al Presidente o Administrador para que realice cuantos trámites sean necesarios para este fin, se incorpora a la póliza de crédito. Con lo que, el vecino que no desee participar del crédito y prefiera depositar su parte correspondiente de la derrama, puede hacerlo simplemente acudiendo a la reunión y dejando constancia en la misma de esta situación.

Obviamente, si esto se repitiese con varios vecinos, hay que tener en cuenta que la entidad bancaria podría optar por retirar la oferta de financiación a la Comunidad y ofrecer financiación particular a cada uno de los vecinos que lo necesiten.

MEDIO AMBIENTE

Sí, categóricamente.

En el caso de dotar de aislamiento o mejorar el existente en un edificio de viviendas, se aplica la máxima de que “la energía más limpia y barata siempre va a ser aquella que no necesito usar”. Si “envolvemos” al edificio con “un abrigo” vamos a necesitar menos energía para mantener una buena temperatura, tanto en invierno, como en verano.

En el caso de mejorar nuestras instalaciones suministradoras de energía o instalar fuentes de energía renovables, el aporte energético que necesitemos será el mismo, pero para conseguirlo emitiremos menos CO2 a la atmósfera.